Misiones y el Alto Uruguay

Desde el 12 de abril de 2019 estamos pedaleando por Argentina y las dos primeras Privincias que pisamos fueron Corrientes y Misiones. Nuestra idea fue buscar siempre las rutas que fueran hacia el norte y paralelas al Río Uruguay. Este Río define la frontera entre Argentina y Brasil por varios kilómetros en las dos Provincias. En Corrientes las posibilidades de cruzar la frontera internacional, son los dos puentes Internacionales, uno en Paso de Los Libres/Uruguayana y el otro en Santo Tomé/Sao Borja. Hacia el centro de esta Provincia se encuentra el atractivo principal de la zona: Los Esteros del Iberá. Lamentablemente quedó fuera de nuestra ruta por el rumbo que tomamos, pero por lo bien que nos hablaron de ese lugar volveremos algún día a Corrientes y sus Esteros.

Autovía Nacional N° 14
Autovía Nacional N° 14

El estado de las Rutas en general es bueno, pero no hay banquina o carril seguro para transitar en bicicleta. Nosotros tomamos la Ruta Nacional N° 14 a la altura de Monte Caseros, más precisamente en la Colonia Libertad, allá por el sur este de Corrientes. Hasta la entrada a Paso de los Libres, esta ruta es Autovía. Son dos carriles hacia cada lado, con separación de hormigón. Contra la línea blanca, casi en seguida que termina el pavimento viene el terreno irregular con pasto, que oficia de banquina pero que es intransitable para bicicletas cargadas. Como tantos otros ciclistas, lo que hicimos fue pedalear por encima de la línea blanca, prestando mucha atención a los vehículos que vienen y van, usando mucho el espejo. Por lo general las personas toman una distancia que no te pone en riesgo pero a veces no puede o no quieren y ahí hay que bajar al pasto. Eso es lo más difícil de este tipo de rutas, mantener siempre alerta los sentidos para bajar y subir el pavimento cuando conviene hacerlo.

Ruta Nacional N° 14
Ruta Nacional N° 14

Recién en Santo Tomé nos volcamos hacia la Ruta 94, una Provincial también angosta pero mucho menos transitada. A este tramo lo hicimos justo un domingo por lo que suponemos fue mucho más tranquilo. Esta Ruta va hasta Azara, primer pueblo Misionero si vamos por la costa del Río Uruguay. Allí comienza una ruta panorámica bellísima, la "Costera N° 2". Primero como un camino de tierra entre medio de los yerbatales y a partir de Concepción de la Sierra se transforma en una pavimentada ruta turística. Pocos kilómetros después se ve el primer mirador, de varios, sobre el Río Uruguay. En un trayecto sinuoso y de constantes pendientes no hay como aburrirse, y en bicicleta fue para nosotros una experiencia inolvidable.

En el paisaje comienzan a predominar las serranías con vegetación en abundancia, de verdes intensos y la tierra abandona los tonos amarillos para volverse rojiza. Llegando a Panambí tuvimos que subir caminando el cerro más alto. Casi dos kilómetros de subida que fueron recompensados por una bajada de casi cinco hasta este pueblito con nombre guaraní. Panambí significa mariposa y en el lugar (sobre el Río Uruguay) hay un camping (fuera de temporada es un excelente refugio gratis).

A lo largo de esta ruta pueden apreciarse cultivos típicos como los de la yerba mate, mandioca, tabaco, maíz y caña de azúcar. Otras plantas que son frecuentes pero no se cultivan extensivamente son los cítricos y las bananas.

La selva misionera se fue fraccionando y deforestando con los años y en la actualidad hay varias zonas del territorio que es preservado por el estado o bien por inversores privados que mantienen tramos de selva conservándolos de la deforestación. Los motivos de destrucción de la selva son siempre económicos y sociales, el avance de la civilización citadina que urbaniza y se extiende hasta el último rincón y de los monocultivos hacen que el verde tupido retroceda. Ya sea para generar nuevos campos de cultivo o utilizar la madera como materia prima, la deforestación avanza en Misiones.

Nos pareció adecuado contarles el nombre que reciben los pequeños comercios, parecidos a almecenes o despensas por aquí. A todos los llaman "Kiosko", venden de todo y hay grandes y pequeños. Muchas veces están junto a una carnicería, lavaderos de auto, alguna que otra peluquería y hasta una venta de ropa.

 

El número de Iglesias es elevado y por momentos son la única institución de referencia en la zona. Hay muchas religiones conviviendo en poco espacio y generalmente sus infraestructuras resaltan dentro de los acumulados de casas típicas, estas últimas construidas de madera y artesanalmente. La habilidad para cortrar madera con motosierras y hacer casas, pasa de una generación a otra. Los niños aprenden desde pequeños a usar las herramientas y hacer fuerza, por lo que este es uno de los ejemplos de tradición y cultura en las zonas rurales de hoy en Misiones.

Lucas y Gise en Colonia Puerto Paraíso
Lucas y Gise en Colonia Puerto Paraíso

Al final la planificación de pedaleo que armamos se fue cumpliendo bastante y atravesamos toda la Ruta Provincial (Panorámica) N° 2. Este es un camino que hasta hace una década estaba en muy mal estado. Por ser intransitable en momentos de lluvia, el transporte público llegaba hasta los parajes más alejados de El Soberbio, ciudad de referencia más cercana a la Colonia Puerto Paraíso, donde estuvimos conviviendo dos semanas con Lucas y Gisela. Dos santafesinos que empezaron un viaje en bicicleta, dieron con este lugar (ya con ganas de instalarse) y se enamoraron de Misiones y su clima selvático. Cuando los visitamos, estaban terminando de construir su casa y formamos parte de algunas tareas. La idea es armar una infraestructura que les permita trabajar en con turismo, además de recibir viajeros/as que les interece realizar voluntariado. Los pueden encontrar en Fb como "Hacerle caso a la brisa" o en Google Maps como "Vientos de Agua". 

Más adelante, el rumbo que pensamos seguir nos llevó a la Ruta 14. Queríamos seguir hacia el norte con el objetivo de llegar al Parque Nacional Iguazú y como la Ruta N° 2 se termina en los Saltos del Moconá, volvimos a El Soberbio y fuimos hacia San Vicente. Hay otras dos rutas que pueden hacerse para no volver tantos kilómetros, el asunto es que son de tierra y tosca por lo que si ha llovido se complica la pedaleada. Además las pendientes vuelven a esos caminos, verdaderos trillos de mountain bike. 

El parking en Cruce Caballero
El parking en Cruce Caballero

Desde San Vicente pedaleamos hasta Bernardo de Irigoyen en tres etapas, parando una noche en la Reserva Yaguaroundí, el segundo día en un paraje llamado Cruce Caballero y la última parada fue en el pueblo San Pedro. En San Vicente y San Pedro pasamos dos noches muy cómodos en los Bomberos Voluntarios. Es la primera vez que paramos en Destacamentos de este tipo así que aprovechamos para conocer qué hacen y dónde nace su institución. El cuerpo de Bomberos Voluntarios es más antiguo que su pariente policial, trabajan coordinadamente y tienen alcance nacional porque los cuarteles están en todas las Provincias argentinas y muchas de sus ciudades. Su trabajo principalmente consta de intervención en siniestros de tránsito y desastres en general, con un claro perfil de servicio hacia la comunidad. Suponemos que de ahí proviene la apertura de este cuerpo a recibir viajeros/as de bicicleta que encuentran en este lugar un lugar tranquilo para descansar y darse una buena ducha.  

Bombero Voluntario de San Vicente
Bombero Voluntario de San Vicente

Misiones es serranía, su geografía aunque moderada se define por elevaciones cercanas a los 1000 metros y sobre lás márgenes de esta provincia corren como arterias hacia el sur del continente, el Paraná y el Uruguay. Hay sin embargo muchas cosas positivas de estas rutas que retribuyen bastante el esfuerzo: los paisajes que se ven desde las partes más altas, la comida que crece a la vista en el camino y por último, la calidad relativamente buena del agua corriente. También podríamos sumar el aspecto de la tranquilidad y buen estado de las rutas misioneras. Salvo las Nacionales 14 y 12, en las demás se puede transitar sin problemas con la bicicleta.

Recién en Puerto Iguazú notamos que la calidad del agua que sale por las canillas es muy mala. Para llegar hasta esta ciudad fronteriza pedaleamos varios días y paramos una noche en la ciudad de San Antonio, sobre la frontera seca con Brasil y, antes de cruzar el Parque Iguazú, vivimos dos semanas en Andresito, la capital nacional de la Yerba Mate. Allí acampamos con Las Chicas de la Kombi durante varios días. En Bernardo de Irigoyen comienza la Ruta Nacional N° 101, pasa por estos pueblos y termina ya en Puerto Iguazú.

Estando en Andresito, conocimos a Pablo y Bárbara, quienes trabajan la horticultura en su chacra en el Paraje cercano a Colonia Integración. Nos invitaron a conocer el lugar y allí estuvimos por una semana, aprendiendo y compartiendo un tiempo con esta gente maravillosa.

Sobre su extremo norte, la Ruta N° 101 atraviesa al Parque Nacional Iguazú y por tratarse de un área protegida, el camino no tiene carpeta asfáltica. Este trayecto merece otro capítulo, por lo pintoresco del lugar y la dificultad del barro resbaloso con cortinas de vegetación que limitan los rayos del sol y mantienen húmedo el ecosistema sobre el suelo. Dedicado a este lugar será el próximo texto, así que nos vemos ahí.

Aquí está el mapa con los lugares donde hemos pasado al menos una noche con algo de información sobre cada uno de ellos.

 

¡Gracias por compartir y comentar!


Escribir comentario

Comentarios: 0